Portal del Editor
Conacyt

Tipos de arbitraje

Variantes del proceso de arbitraje

Como ya se mencionó, el proceso de arbitraje puede diferir de una revista a otra dependiendo de las políticas que se hayan definido al respecto, los aspectos principales en los que se tienen variaciones son los siguientes:

  • Tipos de manuscritos que se arbitran

Los contenidos que deben ser arbitrados, obligatoriamente, en una revista son todos aquellos considerados como contenido científico, es decir artículos y aportaciones en sus diversas modalidades que son resultados de investigación científica y que constituyen aportes originales e inéditos en la disciplina: artículos originales, artículos de revisión, ensayos de investigación, casos clínicos, etc.

Otro tipo de aportaciones pueden ser enviadas a evaluar con igual rigurosidad sin embargo estas no siempre son consideradas como contenido científico.

  • Numero de árbitros para cada manuscrito

Si el tema es el número de árbitros que se requieren para cada manuscrito, lo mínimo deseado es que cada artículo sea enviado a dos dictaminadores, preferentemente externos a la institución editora de la revista; sin embargo hay revistas que llegan a solicitar tres dictámenes en una primera ronda.

La revista debe establecer a cuántos árbitros o dictaminadores enviará cada artículo, pero el número total de con los que finalmente cuente el texto dependerá también del uso que la revista hace de las opiniones de los mismos. El común de las revistas establecen el envío de cada artículo a dos árbitros y recurren a un tercero cuando en ese primer envío las opiniones o los votos no son coincidentes, es decir, si un árbitro recomienda la publicación y el otro la rechaza, un tercer dictaminador disipa la controversia y decide o ayuda a decidir el veredicto final para el artículo.

  • Uso de las opiniones de los árbitros

Una vez que los árbitros proporcionan los dictámenes sobre el artículo revisado y el equipo editorial de la revista las tiene en sus manos, se tomará la decisión de publicar o no el artículo.

Algunas revistas establecen que el artículo será publicado siempre y cuando se reciban dos dictámenes favorables, ya sea en una o más rondas de revisión.

Otras revistas usan los dictámenes como referencias acerca de la pertinencia y calidad de las colaboraciones pero se reservan el derecho de decidir la publicación o la no publicación de los artículos, siempre tomando en cuenta los dictámenes, el posible impacto de la colaboración, la relevancia temática, etc.

En todo caso, lo importante es llevar a cabo un proceso de arbitraje transparente y fundamentar adecuadamente las decisiones tomadas y siempre declarar en las instrucciones para colaboradores y en la política editorial cómo serán usadas las opiniones de los árbitros.

  • Modalidad de anonimato o la ausencia de este

Por muchos años se consideró que la forma de obtener juicios neutrales y objetivos sobre los artículos a través de dictámenes imparciales, era recurriendo al anonimato, principalmente en dos modalidades:

  1. Ciego o blind review. Esta modalidad es aquella en la que los autores no conocen a los árbitros pero los árbitros sí conocen a los autores.
  2. Doble ciego o double blind review. En esta modalidad ni los autores conocen a los árbitros ni los árbitros a los autores.

En décadas recientes, algunas revistas han prescindido del anonimato y han promovido lo que hoy se conoce como arbitraje abierto u open review.

Mod

En la actualidad identificamos tres tipos de arbitraje diferenciados de acuerdo a la modalidad de anonimato al que recurren

arbitraje

 

Los desarrollos en tecnologías de comunicación en general y en el ámbito de la ciencia en particular, han tenido repercusiones y han modificado las formas de interacción entre los miembros de las comunidades académicas; con la posibilidad de intercambios inmediatos de comunicación, o incluso en tiempo real, han surgido propuestas que pretenden ser alternativas a la formas de revisión que hoy consideramos tradicional.

Shatz (2004) identifica cinco grandes tendencias en el proceso de evaluación por pares (EP) en ambientes electrónicos:

  1. Eliminar la EP previa a la publicación. Algo con lo que ya está más familiarizada la comunidad científica del área de la física. Esto se apoya en grandes repositorios en los que se publican electrónicamente documentos que posteriormente reciben realimentación. Un inconveniente obvio de este esquema es que los lectores deben revisar más trabajos, pues no existe un filtro de calidad.
  2. Revisión tradicional. Implica continuar prácticamente con la forma en que actualmente se lleva a cabo el proceso, aunque con el beneficio del uso de las nuevas tecnologías.
  3. Revisión abierta. En este sistema, los artículos son publicados en un portal y todos los autores son invitados a enviar sus comentarios. Un artículo que recibe una cierta cantidad de comentarios no favorables podrá salir del portal o no llegaría a una publicación impresa. Como puede anticiparse, este sistema trae consigo dudas sobre la capacidad y las intenciones de quienes hacen las críticas.
  4. Arbitraje cerrado, comentarios abiertos. En este sistema, usado ya por algunas revistas, se mantiene que los evaluadores son invitados y sus dictámenes siguen siendo secretos y privados; sin embargo, una vez que el artículo es aceptado, se publica en línea y se convoca a quienes deseen expresar su opinión. El editor puede decidir si publica todos o solamente algunos de los comentarios recibidos, también puede decidir si incluye los dictámenes de los revisores, con lo que se integra material que puede propiciar discusiones ricas e interesantes. De cualquier manera, parece haber consenso en el sentido de que los comentarios no sustituyen la revisión de los expertos.
  1. Revisión pública. En un diálogo en línea, pueden interactuar autores, editores, pares expertos e incluso grupos de consultores. Con esto se eliminan dudas de vicios ocultos, aunque para ciertos autores puede llevar a discusiones interminables y por tanto consumir demasiado tiempo, que como ya se mencionó es una de las mayores preocupaciones.

Independientemente de la modalidad de anonimato a la que las revistas recurran, todavía existe consenso en la comunidad académica sobre la importancia fundamental del arbitraje.

Fuentes consultadas:

Shatz (2004), citado en: Moreno Ceja, Faustino, Cortés Vera, José de Jesús, y Zumaya Leal, María del Rocío. (2004) Usos, limitaciones y prospectiva de la evaluación por pares. Revista Interamericana de Bibliotecología, 35 (2), 201-210.

 

Otros artículos relacionados:

Ayuso García, María Dolores y María José Ayuso Sánchez. (2009). Peer-review y acceso abierto a la información científica: Modelos y tendencias en el proceso de comunicación científica. Revista Interamericana de Bibliotecología , 32 (1), 99-127

Marquina, Mónica. (2008). Académicos como pares evaluadores en el sistema argentino de evaluación de universidades: diez años de experiencia. Revista de la Educación Superior, XXXVII (4), 7-21.

Marsh, Herbert W., Jayasinghe, Upali W., Bond, Nigel W. (2008). Improving the peer-review process for grant applications: Reliability, validity, bias, and generalizability. American Psychologist, 63(3), 160-168. http://dx.doi.org/10.1037/0003-066X.63.3.160

Moreno Ceja, Faustino, Cortés Vera, José de Jesús, y Zumaya Leal, María del Rocío. (2012). Usos, limitaciones y prospectiva de la evaluación por pares. Revista Interamericana de Bibliotecología, 35 (2) pp. 201-210.

Rowland, Fytton. (2002) The peer-review process. Learned Publishing, 15, 247–258.

Spier, R. (2002)The history of the peer-review process. Trends in Biotechnology, 20(8), 357–358. http://doi.org/10.1016/S0167-7799(02)01985-6

Tavares de Matos Cardoso, María Manuela. (2011) El peer review de las revistas científicas en Humanidades y Ciencias Sociales: políticas y prácticas editoriales declaradas. Revista Española de Documentación Científica, 34 (2), 141-164, 2011

ISSN: 0210-0614. doi: 10.3989/redc.2011.2.796